Slide thumbnail
Slide thumbnail
Slide thumbnail
Slide thumbnail

La vocación de Capuchina de la Madre del Divino Pastor es una opción de vida que requiere un cultivo constante para poder crecer en fidelidad al Señor.

Este cultivo es respuesta personal y comunitaria al sueño de Dios para cada una de nosotras y requiere fidelidad creativa. Por ello, aprovechamos las circunstancias del devenir diario así como los momentos puntuales, para ahondar en diferentes temas.

El Espíritu Santo nos impulsa a meditar y a discernir los signos de los tiempos a fin de responder HOY de forma comprometida, para que hagamos realidad la misión del Instituto, según el Decreto de aprobación de nuestras Constituciones: “Con espíritu de honda contemplación, como María, la Madre del Divino Pastor, las Hermanas Capuchinas anuncien con la vida y la palabra el Misterio de Cristo y de su Iglesia”.

ÚLTIMAS FORMACIONES:

23472142_454488718280818_5700581385561921989_n

FORMACIÓN PERMANENTE

 

Hoy en la Iglesia se habla mucho de formación. Se habla de la formación inicial y de la formación permanente. Y qué bueno que sea de esta manera. Bienvenidos todos los esfuerzos por lograr que la gracia encuentre en la naturaleza un material inmejorable para lograr la cristalización del proyecto de consagración, es decir, la donación total y totalizante de la persona a Cristo.

 

RESUMEN DEL TRIENIO DE LAS FORMACIONES PERMANENTE EN TODAS LAS REGIONES: